viernes, 15 de junio de 2012

Como tantas ironias ...

Tomó el bisturí y una vez más se arrinconó en una esquina de su habitación. Descubrió su muñeca para luego observar detenidamente sus azuladas venas… ¡No! Los reproches sonaban nuevamente taladrando su cabeza y la verdad era qe ella estaba muy lejos de ser perfecta, nunca lo sería… 


Las lágrimas se amontonaban en sus ojos, amenazando durante algunos segundos con salir rodando por sus mejillas, como si los pensamientos qe estaba teniendo las asustaran de alguna manera. Finalmente comenzaron a caer. ¿Y ese bisturí? Se encontró otra vez tratando de recordar cómo había llegado a sus manos. Terminó dándose por vencida, después de todo ya no había tiempo para pensar en eso.
¿Y en qé se supone qe debía pensar?... ¿En qé se piensa en esos momentos?... Una vez más esos reproches… 


¡Dios mío! Los sentía rasgándole el alma hasta hacerla pedazos que veía caer a su alrededor y ya no podía juntarlos para volverla a armar… Ya no qería juntarlos…
Ni tampoco llorar, últimamente no tenía recuerdos en los cuales no se viera haciéndolo… ¡No más!
Días atrás había escuchado decir esa frase que tanto la irritaba: “Qién no se ama a sí mismo no puede amar a los demás porque no tiene nada para dar…” ¡Sandeces! Ella amaba, tal vez demasiado, y si se suponía que no tenía nada para dar era porqe todo lo había dado.

Esa era su defensa y el hecho de qe tuviera problemas con ella misma no significaba qe los tuviera con los demás.  “Ama a tu prójimo, como a ti mismo”
Había aprendido bien la primera parte de éste mandamiento y amaba a su prójimo lo cual no significa qe no se amara a sí misma. Simplemente era qe a veces no lograba ponerse de acuerdo, sólo en una cosa: No era perfecta, nunca lo sería. Le costaba cambiar, ningún esfuerzo parecía ser suficiente, tendría qe volver a nacer para intentarlo desde antes.


- si en verdad existía la reencarnación-


y debía morir primero… Estaba cansada de escuchar esos reproches, le dolían… 


Era verdad qe solía comportarse como una niña, pero el hecho de qe la trataran como si lo fuera la hacía comportarse aún más así, aunqe eso como tantas otras cosas era una ironía.



2 comentarios:

  1. Hermoso como todo lo que escribis hermanita... aunque ya lo había leído en el face...
    Te quiero hermosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graxias mi vida ♥ sabz qe the qiero a montones ... ! erz inkreible ! ♥

      Eliminar

º(*.*)º Gracias por tus comentarios,son alimentación para mi alma. Cualquier comentario se respeta. De nuevo gracias!